Historia

C/ Iturribide, 78
48006,
Bilbao, Bizkaia

Tlf: 94 432 91 00
Fax: 94 432 91 50
e-mail: elsalvador@maristasbilbao.com

El 24 de septiembre de 2008 se han cumplido 90 años desde que los maristas se asentaron en Bilbao. Una cifra importante como para no dejarla pasar inadvertida. Según reza el salmo, después de 90 años bien se puede decir que nuestro colegio está entre los robustos y veteranos. Como decía Gorka Castillo en El Correo (10/03/97) "El colegio es un factor de identidad para los vecinos de un barrio", y añadía: "el colegio de los jesuitas significa para Indautxu lo mismo que los maristas para el Casco Viejo y Santutxu, o la Salle, para Deusto". En efecto, si las piedras doradas de la Plaza Nueva hablaran, nos contarían buena parte de la historia de Bilbao de este siglo ya acabado.

La Plaza Nueva y la calle Iturribide

En la Plaza Nueva, en el número 4, comenzaron 3 hermanos maristas su labor educativa en el año 1918, con 5 alumnos que al final del curso llegarían a ser 78. La tarea educativa sólo se interrumpió una vez: el curso 1936-1937 en plena guerra civil. En el viejo emplazamiento de la Plaza Nueva llegaron a estudiar a la vez más de un millar de alumnos. Como la demanda crecía y el vetusto lugar carecía de condiciones, se construyó el nuevo colegio en Iturribide, fiel a la zona que vio crecer a los primeros maristas. El traslado se efectuó en 1965, si bien la sección de PREU (después COU), continúo en el "botxo" hasta 1998. En estos 88 años, miles de alumnos han pasado por las aulas del colegio, y centenares de hermanos y profesores seglares trabajaron por formar buenos cristianos y honrados ciudadanos, tal como les encargó un día a los maristas su fundador, San Marcelino Champagnat.

 

Presentes en nuestro quehacer diario

Tenemos un reconocimiento y un recuerdo afectuoso a todos los que pasaron durante estos 88 años por las clases de la Plaza Nueva y de Iturribide, a los ex alumnos y a sus profesores. Los que seguimos su obra, recogemos su herencia de entrega y compromiso y nos ponemos bajo la sombra de la Andra Mari de Begoña, que nos protege desde lo alto de la colina.